TRADUCTOR

English plantillas curriculums vitae French German temas para windows Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

MANADA!!!!! LLL

MANADA!!!!! LLL
UNETE

MIS LUNAS !!!

Create your own banner at mybannermaker.com! Powered by BannerFans.com

FRASES CELEBRES!!

Accesorios para el blog

HOLA!!!!!!!

HOLA!!!!!!
SI AUN QDA ALGUN ALMA Q PASE POR ESTE LUGAR LE DIGO Q ME VOY A PONER AL CORRIENTE DE TODO

ME VOY A DAR F5 PARA ACTUALIZARME DE SUS HISTORIAS
Y DE LOS NUEVOS BLOGS

HE VUELTO, ESPERO Q NO ME AIGAN OLVIDADO
LOS KIERO MUXOOOO

TEAM JAC WARD

TEAM JAC WARD
POR Q SOMOS CAPAZ DE AMAR DOS ESPECIES

Pensamientos Personales!!!

Q placer tenerlos por q este espacio ,donde pongo las locuras q se me ocurren ,donde dejo q las ideas nazcan ,crezcan y se reproduscan ^_^
donde las ideas son respetadas y aplaudidas ,
donde pueden ser ellas mismas sin ser jusgadas

si el 99.99 de las personas dicen q tus idea esta mal solo necesitas ese 0.1 ,por q si eres fiel a lo q sientes o escribes no hay error alguno

AUNQ EL MUNDO ESTE EN MI CONTRA SOLO UNA VOS OIRE Y ESA VOZ ES LA MIA ,POR Q LAS DESICIONES Q TOME ,SERAN LAS Q LLEVARE CONMIGO EL RESTO DE MI VIDA ,Y SI TENGO Q VIVIR CON ELLAS SERA MEJOR Q SEAN DE MI UNICA Y EXCLUSIVA LOCURA ^_^


CREA UN SUEÑO Y ALIMENTATE DE EL? POR Q NO HAY PEOR PERDEDOR Q AQUEL Q NO SUEÑA

ATTE.NUBIS

les gustaron mis pensamientos XD, no se si ya fueron escritos ,pero es lo q pienso ,pueden q no sean originales pero si son personales

Entre mas comenten menos me tardare en subir capi (creo q ando un poco chantajista
^_^ XD)


martes, 6 de octubre de 2009

Siguiendo mi luna!!

Es un honor y privilegio presentar!!!
"SIGUIENDO MI LUNA" es la historia de mi muy conocida y queridisima luz de luna DALY este es el primer capitulo y a mi me encanto creo q es fantastica ,ella tiene un gran talento ademas de una gran personalidad y carisma ademas es una de mis lunas y la adoro mi querida twin XD ,espero q les guste tanto como a mi y le dejen sus comentarios
esta historia se ira publicando en este blog
bexox y abraxox





Capitulo 1

Quisiera decir que en mi mundo soy insignificante y que todo corre y Yo no hago nada de falta. Pero mi padre se empeña que participe de todas las actividades reales como si verdaderamente asiere falta. Que decepción por mi parte sentía cada vez que se me obligaba a participar de cualquier actividad. Pero es que no entendían q no quería participar de nada. Pero eso no le aminoraba la necesidad de conseguirme marido. “Un buen esposo es lo que te hace falta niña para que aprendas a comportarte” se cansaba de decir mi padre todos los días.

Durante mis diecisiete años se avían, tratado de conseguirme esposo. Habían sido muchos Yo llevaba bien la cuenta ventidos para ser exactos. “Es que nunca se cansarían de buscar”, era una cosa que me preguntaba a diario.

-Luna- gritaban los guardias

Es que no me pueden dejar en paz ni un solo día. Empecé a correr mas fuerte hacia lo profundo del bosque. Hasta llegar a mi lugar favorito de este, era una cueva pequeña cerca del rio que era formada por un enorme árbol, sus raíces tapaban casi la totalidad de la entrada y por esta razón siempre pasaba por desapercibida. Me metí lo más rápido que pude sin romper mis vestido, pero fue en vano un pedazo de la falda se enredo en la raíz y se desgarró estaba tan nerviosa no quería que me encontraran.

-Sigan buscándola no debió ir muy lejos y pronto anochecerá- escuche los gritos del capitán de la guardia de mi padre. Un hombre corpulento y altísimo que por alguna loca razón mi padre obligaba a seguirme todo el día desde que descubrió q me escapaba durante las tardes al bosque.

Al no escuchar los pasos de los guardias decidí salir de mi escondite, aunque se me rompió otro pedazo del vestido. La falta estaba hecha unos arrapos, ya no podía dar la escusa de que estaba sumergida en la lectura en La biblioteca y que no escuche que me llamaran.

-Demonios- empecé a maldecir por mi mala suerte aunque bajito no quería que me encontraran.

En ese momento una mano me tapo la boca y con la otra me tomo por la cintura y empezó a alarme hacia atrás tan solo escuche un “Shhhhhhhhhhhhhhh” cerca de mi oído, me estremecí no sé si de miedo o de la rara sensación que me produjo su aliento al tocar mi piel. Quien me estuviera atrapando siguió tirándome hacia tras trate de forcejear pero era demasiado fuerte para mí. Mientras más me movía para soltarme de su agarre mas me apretaba a su cuerpo. No sabía si tratar de quedarme quieta o seguir luchando porque con cada apretón mi cuerpo se estremecía, eran unas sensaciones raras como si mi cuerpo necesitara de esos brazos.

Sin darme cuenta nos había metido nuevamente a la cueva. Fue allí donde me soltó sin despegarse me giro entre sus manos y me volvió a tapar la boca. Cuando lo mire tenía un dedo en sus labios haciendo señal de que guardara silenció.

-Que susto me has dado, como te atreves hacerme pasar por una cosa como esa- le grite bajito sabia que no podía levantar la boz. Aunque era un alivio saber que era el y no otra persona. En ese momento me acorde de lo cerca que estuvieron nuestros cuerpos y de cómo me apretaba al suyo, aunque ese abrazo no dolía sino que daba sensaciones raras que no sabia como expresar. Mi rostro perdió su color pálido y mis mejillas se tornaron de un rojo carmesí, nunca pensé que pudieran ser más rojas.

-Cálmate que no es para tanto- y me dio una sonrisa única con una expresión como si me preguntara algo- bueno al parecer si lo fue viendo lo roja que te has puesto- y volvió a sonreír, fue tan grande la vergüenza que sentí que baje mi rostro. No quería verle a los ojos eso me pondría mas nerviosa.

Ante el bajar la cabeza no era símbolo de inferioridad, claro que no Yo era parte de la realeza y el….. Verdaderamente no sabía nunca le había preguntado su nombre de familia ni quiénes eran sus padres, tan solo sabia su nombre Caín.

-Caín es que no ves que me están buscando por todo el bosque, pues claro que me iba a dar un buen susto el que me trajeras de esa forma hacia dentro de la cueva- le dije tratando de expresar un poco de coraje. Yo tenía bien claro que para él nunca Yo sentiría ese sentimiento.

-Hay mi Luna es que todavía no me reconoces de los demás- me pregunto con un tono burlón, levantando una ceja y con una sonrisa que derretiría todo el polo norte.

-No seas tonto- le dije dándole un pequeño manotazo en el brazo- Además que haces aquí si los guardias te encuentran en este lado del bosque, no sé que podría pasarte, te arrestarían o no sé qué cosa te pasaría.- dije controlando el miedo que llenaba mi pecho al pensar tan solo de que le pudiera pasar algo por tratar de venir a verme. Bueno aunque no era raro en el. Nos veíamos cada tres días a la hora después del almuerzo aquí en la cueva. Pero hoy no era día de vernos por que tan solo había pasado dos días de avernos visto. Nos veríamos hasta mañana algo malo debería de estar pasando si el venia.

-Contesta- le exigí pero no me contestaba, tan solo se di la vuelta para ocultar su rostro cosa que el no hacia nunca, eso me preocupo aun mas. No era normal que se comportara de ese modo con migo.

-Es que tenia que hablar contigo de algo importante- se voltio hacia mi sin mirarme a la cara

-Pues dime que ya es muy tarde y tengo que empezar acorrer de vuelta antes que caiga la noche, y no tengo escusa pues traigo tan roto el vestido- al decir esto bajo sus ojos hacia la falda de mi vestido, estos al ver expuesta mi pierna derecha por lo rasgado del vestido se abrieron como platos.

-Bueno me vas a decir­ o no- le pregunte de nuevo, ya me estaba desesperando no sabía lo que pasaba, mis palabras salieron en un tono fuerte que izo que saliera del lugar donde su mente avía volado, mirándome a los ojos, rápidamente cambio la vista hacia afuera de la cueva.

-No….. es cierto es muy tarde y te puedes perder en la oscuridad si no te das prisa- se volteo para salir de la cueva dándome la espalda, al llegar a la entrada se dio la vuelta me sonrió y dijo- nos vemos mañana- al ver sus ojos me di cuenta que en ellos no había felicidad tan solo había tristeza y coraje……. Pero porque tenia coraje. Eso era raro y me preocupe aun mas.

Salí corriendo hacia el castillo, me estaba cansando pero estaba cerca. Al ver la pequeña distancia que quedaba empecé a correr aun mas rápido no quería que me atrapara nadie. Aun con todo el esfuerzo que hacia hecho el capitán de la guardia me atrapo.

-Te atrape- dijo con voz risueña como si hubiera estado de casería y fuera el único que hubiera cazado.- ahora iras con tu padre-

Me tomo por las manos y me apretó las muñecas. Casi sentía que me arrastraba el resto del camino. Tiro y jalo de mis muñecas como si fuera un delincuente, pero como se atrevía a tratarme de esa forma; pensaba para mis adentro no le quería dirigirle la palabra.

No me soltó hasta que llegamos al cuarto del trono –Su Señoría- dijo arrodillándose y jalando de mi mano para que me arrodillara también- encontramos a su hija en los alrededores del castillo. Aunque no sabemos de dónde venia, ni a quien fue a ver.- esto ultimo lo dijo con coraje, como si le molestara el que Yo estuviera afuera o con alguien.

-Gracias Claus ya puedes retirarte- al decir esto el capitán se levanto dio una reverencia a mi padre y salió de la habitación. –No sabes comportarte como una princesa pareces mas un animal salvaje. Voy a tener que tomar medidas mas fuertes y drásticas que tan solo encerarte en tu habitación o en la biblioteca.-eso era lo que había usado hasta ahora aunque no le avía servido del todo siempre me escapaba por una ventana, es que no le temía a las alturas y siempre encontraba algo de que sujetarme para bajar. -tendré que enviarte al convento para que las monjas te ensenen a comportar ya que tu madre no a podido.

-Como ha dicho mi Rey- es cuche la vos de mi madre a mis espaldas, al parecer escucho eso ultimo que mi padre avía dicho.

En ese momento vi a mi padre enderezarse en su silla y respirar profundo. El podía ser un gran Rey y todo lo que le dijeran pero ante ella el se derretía y se convertía en su mas fiel súbdito. Es que ante sus ojos no avía una mujer mas bella y el de tan solo verla perdía la cordura y el hilo de lo que decía. No era para menos mi madre conservaba una gran belleza. Su piel blanca como la nieve, ojos del color de la esmeralda, cabello rojo y ondulado que le cae hasta la mitad de la espalda, sus labios no eran gruesos, pero tampoco finos eran perfectos de un rodado que iguala el color de las rosas, y no podemos dejar atrás su figura de diosa que mas pareciera una joven que una madre de tantos años.

-Esta insinuando que no he sabido enseñar a nuestra hija cómo comportarse adecuadamente- caminaba hablando con mucha gracia hasta que llego a mi lado y me tomo del brazo en postura protectora.

-No mi amor lo que digo es que ella no te a echo caso, ni tampoco sigue esas maravillosas instrucciones que le has dado- corrigió mi padre enseguida no le gustaba que mi madre se enojara con el- aunque le vendría muy bien estar con las monjas un tiempo hasta que llegue el día de su boda.

-¡BODA!- grite tan fuerte que creo que se escucho en los establos, pero de que estaba hablando este hombre, esto no era cierto, no podía serlo, era un error o más bien un horror, Yo no podía casarme a menos que fuera con………….. no, no, no, no, no podía ser.-Pero sean vuelto locos como creen que me voy a casar con alguien- me estaba volviendo loca

-Silencio- dijo mi padre- tu boda a sido arreglada ya hace varios años y seguirá en pie quieras o no. Tú no me pondrás más en ridículo.

-¿Con quién?- grite el dolor que sentía mi pecho era incontrolable, como se les ocurría hacer una cosa como esta y ni siquiera decirme con quien seria- quien será el que me desgracie lo que me resta de vida- en ese momento caí sentada en el suelo no podía ya ni siquiera mantenerme de pie y sentí los brazos de mi madre abrazándome, cuando las lagrimas abandonaban mis ojos rodando por mis mejillas y cayendo en cascada en el suelo.

-No seas dramática, te casaras en seis meses con el hijo mayor del capitán Claus…

-¡Que!- lo interrumpí en un grito como podía pensar mi padre estas cosas cada una era peor que la primera.

-Cállate- me grito levantándose de la silla y caminando hacia donde estábamos en el suelo mi madre y yo- eres la menor de mis hijos y a la única que ningún hombre a pedido la mano por lo salvaje e irrespetuosa que eres, da gracias que el capitán a aceptado este trato- me miraba con coraje me tomo del brazo me levanto – vete a tu habitación y no salgas hasta que sea la hora que el carruaje venga por ti.

Mi madre me tomo del brazo y me saco del salón. Nos dirigimos hacia mi habitación por el camino nos encontramos con mi único hermano mayor. Mi padre no tenía muchos hijos dos varones y dos mujeres, que para mi desgracia todos estaban casados. Aun así mi hermano mayor Alfreud por ser el heredero a la corona vivía con nosotros, su esposa y su bebe de apenas dos años. Apenas lo vi a distancia y corrí a sus brazos como una pequeña niña que necesita protección, y mi hermano me la podría brindar. Es un hombre corpulento, alto, su piel blanca como mama, su pelo largo hasta la barbilla de color marrón, y ojos son claros un marrón casi amarrillo. Se parece bastante a nuestro padre, con la diferencia de que mi hermano es mucho más blanco.

-Que te pasa calabaza- se burlaba mi hermano cuando alcance a abrazarlo por la cintura escondiendo mi rostro en su pecho, este me alborotaba el pelo, razón por la cual me llamaba de esa manera “calabaza” su apodo favorito para mí, porque mi pelo era de un rojizo anaranjado.- ¿Pero qué te pasa? ¿Por qué lloras?- dijo mientras me separaba de el al notar mis sollozos, cuando me miro a la cara y vio mis ojos rojos por el llanto su rostro se asusto y con miedo, no se podía decir que nos llevábamos mal el erra el mayor y a pesar de que se burlaba de mi constantemente yo era su consentida además que su amado bebe.

-Me quieren matar- le dije escondiendo mi cara nuevamente en su pecho y apretando lo con fuerza para que no me soltara, no quería que lo hiciera no me quería ir y mucho menos casar.

-No seas exagerada hija mía- dijo mi madre ahora molesta

-Es que no me piensan explicar que es lo que esta pasando – exigió mi hermano apretándome para protegerme de lo que fuera que estuviera pasando.

-Nada muy grave que tu hermana exagera porque tu padre le acaba de informar que se irá a un convento hasta que sea el día de la boda.- explico mi madre tan despreocupada que parecía que estuviera dando las órdenes de la comida que quería se sirviera para la cena. A esa explicación yo no le veía nada de sencillo y me apreté a mi hermano aun más para que no me soltaran

-Hay calabaza no seas tan exagerada nadie se muere y mucho menos los matan cuando se casan- me dijo apartándome de mi abrazo para mirarme a la cara- mírame a mi estoy sano y salvo- me dijo ahora entre risas sabiendo lo que me avía puesto a llorar.

-Claro que me voy a morir, como esperan que me case con un hombre que no conozco y jamás e visto, y para como si eso no fuera suficiente no me puedo rehusar y si le añades que es hijo de Clauss, debe ser tan amargado, prepotente y fastidioso como el- le dije a mirando a mi hermano sin tomar aire poniendo roja, parecía una niña de seis años haciendo un berrinche.

-Luna- mi hermano me tomo de los brazos mirándome a los ojos y con un tono paternal me hablo- tienes diecinueve años u en ocho meses cumples veinte, debes pensar que ya no eres joven, la mayoría de los hombres las buscan con menos años, y si Clauss lo consiente y el chico no se rehusar, debes de tener todo esto en cuenta, además estas bastante grandecita para formar estos berrinches por cosas que solo te benefician a ti- me dijo dándome una media sonrisa el sabia como me molestaba este tema.

-No digas tonterías Alfreud, debes ser tu quien me apoye eres el mayor y tus decisiones cuentan mas que las mías y si tu le hablas a papa quizás lo puedas convencer de que no me obligue a casar- mis voz seguía siendo la de una niña pequeña, pero tenía la razón mi padre no seguía con una idea en pie si mi hermano no la consideraba adecuada.

-Pero Yo estoy de acuerdo con esta decisión nadie que te a cortejado te a soportado lo suficiente como para pedir tu mano. Debemos aceptar esta propuesta.- no esto estaba muy mal si hasta Alfreud estaba en acuerdo, mi vida no podría ponerse peor

-Pero por lo menos convencerlo de que no me envié al convento, no soportaría estar lejos de ustedes- a ver si con eso cae y me ayuda después lo convenzo de que la boda no debe de realizarse.

-Hermana es mejor así, quizás te de sosiego, mira que eres una criatura salvaje, más que una princesa, te vendría bien que te convirtieras en una dama- lo decía riéndose como si fuera un chiste es que el se creía que yo me dejaría así de fácil pues se equivoco,

-Vamos que debes de ir a tu habitación a descansar- diciendo esto me tomo del brazo jalándome fuera de los brazos de mi hermano y guiándome hacia mi habitación

-Mama por favor no quiero ir al convento y mucho menos me quiero casar- ya no tenía fuerzan me senté en mi cama tome una almohada y me tape la cara

-Hija que es lo que te preocupa de casarte- me preguntaba mientras me quitaba la almohada de la cara y me acariciaba el pelo, su mirada era muy tierna, y me tire a sus brazos recostando la cabeza en sus piernas

-Y si no le gusto y si es un mal hombre y si no me gusta- mentí en parte tenía que encontrar una razón para que no me casaran y tenía que ser pronto

-¿Cómo dices?- me pregunto mi madre llena de asombro por lo que yo le decía- si tu eres un angelito, tienes el pelo rojizo, rizo largo hasta las caderas, una piel hermosamente blanca, y tus ojos parecen dos chocolates, esos labios rosados y carnosos, y no podemos dejar atrás que tienes cuerpo de diosa por lo mucho que te ejercitas por estar corriendo por el bosque. Como puedes pensar que no le ves a gustar a un hombre y además el capitán Clauss es un buen hombre y de seguro que a criado bien de sus hijos y estos también los son.

-Que el capitán sea un hombre de bien no te asegura que sus hijos lo sean mama- mi paciencia se me avía agotado y me salió como una recriminación porque ella seguía insistiendo – pensé que en mi familia no avía signos de locura pero mira con lo que me salió papa hoy

-Hija no pienses mas en todo esto, debes de descansar tu padre arreglara hoy mismo las cosas necesarias para tu partida y debemos conseguirte vestidos adecuados para que te puedas llevar, no te puedes llevar la mayoría de los que tienes, y además tienen que ser negros.- me dijo mi madre con un tono de tristeza y alegría a su vez a ella le encantaba comprar tela para mandar a hacer trajes nuevos.

Me recosté un momento en la cama a pensar en todo lo malo que hoy me había pasado, no podía ser la vida peor de lo que ya era. En tan solo un día perdí demasiadas cosas. Primero mi libertad como me iba a reponer de eso me iban a encerar en un convento para sacarme solo cuando me entregaran a un hombre que yo no sabía quién era, que gustos tenia y ni siquiera sabía a dónde me llevaría después del matrimonio. Perdí a mi familia o por lo menos de su compañía en los últimos momentos de mi vida, porque esto se consideraba la muerte. Y por último y más importante lo perdí a él. Como podría seguir hacia delante sin su compañía, sus sonrisas, sus carcajadas, sin ver su rostro. Dios me iba a morir y si no lo hacía por tristeza lo aria por mis propias manos.

1 MoRdIsCoS:

Anónimo dijo...

ho0o0ola nubis lei esta historia y de vdd me ha gustado asi q la seguire leyendo cuenten conmigo jajaja solo q espero saber cuando la publicaran???

Publicar un comentario

DEJAMOS TUS COLMILLOS PRA RECORDAR!!!GRACIAS POR TUS MORDISCO BEXOX Y ABRAXOX

Top 10 visitantes