TRADUCTOR

English plantillas curriculums vitae French German temas para windows Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

MANADA!!!!! LLL

MANADA!!!!! LLL
UNETE

MIS LUNAS !!!

Create your own banner at mybannermaker.com! Powered by BannerFans.com

FRASES CELEBRES!!

Accesorios para el blog

HOLA!!!!!!!

HOLA!!!!!!
SI AUN QDA ALGUN ALMA Q PASE POR ESTE LUGAR LE DIGO Q ME VOY A PONER AL CORRIENTE DE TODO

ME VOY A DAR F5 PARA ACTUALIZARME DE SUS HISTORIAS
Y DE LOS NUEVOS BLOGS

HE VUELTO, ESPERO Q NO ME AIGAN OLVIDADO
LOS KIERO MUXOOOO

TEAM JAC WARD

TEAM JAC WARD
POR Q SOMOS CAPAZ DE AMAR DOS ESPECIES

Pensamientos Personales!!!

Q placer tenerlos por q este espacio ,donde pongo las locuras q se me ocurren ,donde dejo q las ideas nazcan ,crezcan y se reproduscan ^_^
donde las ideas son respetadas y aplaudidas ,
donde pueden ser ellas mismas sin ser jusgadas

si el 99.99 de las personas dicen q tus idea esta mal solo necesitas ese 0.1 ,por q si eres fiel a lo q sientes o escribes no hay error alguno

AUNQ EL MUNDO ESTE EN MI CONTRA SOLO UNA VOS OIRE Y ESA VOZ ES LA MIA ,POR Q LAS DESICIONES Q TOME ,SERAN LAS Q LLEVARE CONMIGO EL RESTO DE MI VIDA ,Y SI TENGO Q VIVIR CON ELLAS SERA MEJOR Q SEAN DE MI UNICA Y EXCLUSIVA LOCURA ^_^


CREA UN SUEÑO Y ALIMENTATE DE EL? POR Q NO HAY PEOR PERDEDOR Q AQUEL Q NO SUEÑA

ATTE.NUBIS

les gustaron mis pensamientos XD, no se si ya fueron escritos ,pero es lo q pienso ,pueden q no sean originales pero si son personales

Entre mas comenten menos me tardare en subir capi (creo q ando un poco chantajista
^_^ XD)


domingo, 11 de octubre de 2009

Siguiendo mi Luna

Capitulo 2

Me levante temprano, hoy era el gran día de la despedida, como Yo lo avía nombrado. Estaba terminando de recoger las ultimas prenda de ropa que me llevaría al convento cuando encontré la hermosa daga que Cain me avía regalado para mi último cumpleaños. Era verdaderamente hermosa, pequeña, pues cabía completa en mi mano, pero el decía que una grande no era recomendable, que Yo la cargara. El sabia que cualquier cosa me daba coraje y que si tenía un arma podía usarla contra quien fuera. Pues el mismo me avía enseñado como defenderme, y sabia que yo la usaba muy bien. El pensar en el me entristeció nuevamente, como podría alejarme y tratar de olvidarlo. No nunca podría olvidarme de el, eso nunca. Podría pertenecerle a otro hombre mi cuerpo aunque intentaría por todos los medios de que no, pero mi corazón y mi mente siempre serian de el. Instantáneamente metí la daga en el corset como el me avía indicado un dia que lo acomodara, que quedar pinchada y no se soltara pero que la pudiera sacar con facilidad. Termine de colocar cuidadosamente el ultimo vestido negro dentro del baúl. Tenia tanto coraje y tristeza en mi corazón que no podía pensar con claridad, avía terminado de recoger toda mi vida y al cerrar el baúl supe que todo termino. Hoy me marcharía y no volvería a ver la hermosa sonrisa de Cain, porque al regresar me casaría con el hijo de Clauss. Esta situación era injusta e imperdonable, pero como se atrevían a hacerme esto. Es más que ilógico que mi madre conociéndome haya permitido esta situación. Tanto era mi coraje que empecé a sollozar, mi coraje era mayor que mi razonamiento, y las lagrimas empezaron a salir como si fuera una tormenta. Esta tormenta tenía nombre, el de él, porque esas lágrimas eran dedicadas al amor que yo sentía. Lloraba de coraje de insuficiencia como podían alejarme del hombre que amaba en silencio, porque ni siquiera él lo sabía. Del coraje abrí el baúl y comencé a tirar los vestidos por todo el cuarto, dejando me caer en el piso.

-Si quieren que me valla que empaquen por mi- grite para que todo el mundo me escuchara no me importaba que me escuchara como una niña pequeña bueno a si me sentía indefensa y sin ayuda, sin nadie que me proteja de mis propios padres.


Al instante llego Maria una de las damas de mi madre – Pero mi niña que has hecho- me decía sutilmente mientras se sentaba a i lado en el piso y me acariciaba la espalda – no importa todo el berrinche que hagas sabes que tienes que irte- ella tenía la razón pero yo no la aceptaba estaba de berrinchuda y martillando una y otra vez lo mismo, martirizándome yo sola.


-Sabes que es injusto, que no deben de hacer eso con migo- le dije ya no había llanto, no había coraje, solo desolación.


-Mi vida la vida no es justa para nadie y mucho menos para los que no podemos decidir por nosotros mismo- me decía mientras seguía acariciando ahora mis cabellos.


-Pero lo menos tu puedes decidir con quién puedes casarte- le di media confesión de mi dolor.- Yo me tengo que conformar con las decisiones de mi padre aunque no quiera


-¿Acaso tienes ya a alguien con quien querer casarte?- su pregunta me desconcertó a caso se me notaba – contéstame es un si o un no- mi preocupación creció Maria me conocía igual que mi madre y a veces pensaba que mas puesto que la mayoría del tiempo en casa la pasaba con ella.


-Maria no digas esas cosas si hubiera alguien ya tu lo hubieras sabido o te hubieras dado cuenta.- Yo estaba nerviosa ella podía sacarme la verdad, eso era cierto Yo podía mentirle a todo el mundo pero a ella no.


-No te creo, te he criado Yo como si fueras mi propia hija, o acaso sacas lo salvaje de parte de tus padres- me dijo y después se echo a reír, pero era cierto Maria era tan madre para mí, que la misma mujer que me había traído a este mundo.


-Hay Maria, porque me pasan estas cosas- no aguantaba tenía que hablar con alguien- pensar que lo había encontrado y después esto, si no me muero en el camino me mato- se lo dije mirándola a los ojos para que entendiera mi sufrimiento


-Por el amor de Dios no digas, ni pienses una cosa como esa- me dijo tomándome por los hombros y agitándome tan fuerte que veía todo moverse dentro de mi- como puedes pensar en la muerte, si ni siquiera has dado la batalla- esa era la parte salvaje que yo tenía, ella me había enseñado que cuando no me gustaba alguna cosa diera la batalla hasta conseguir lo que yo quería.


-Esta batalla no se puede pelear Maria- dije con tristeza- ya he perdido


-Como que has perdido, no te he visto más que llorar y rogar a todo el mundo, no te he visto pelear por lo que quieres.- y era cierto no he peleado tan solo suplicado que no suceda.


-Maria por favor no me tortures mas- le rogué otra vez- no quiero seguir pensando que lo perdí, pues ya no sirve de nada- le dije recostándome en sus faldas


-Hay mi niña si te puedo ayudar en algo tan solo pídemelo que yo por ti daría la vida- y era cierto me amaba como una madre a su hija


-¿Me ayudaría de verdad?- le pregunte teniendo en cuenta que ya sabía la contestación


-¿Y lo dudas? Cuando no te he ayudado en lo que tú quieres, nunca- más que mi amiga, era una madre y una hermana traviesa que me ayudaba a realizar mis travesuras.
-Necesito que me ayudes a llevar una carta- me quede pensando un instante y me puse de pie no podía pedirle que se la entregara personalmente, pero sabía lo que tenía que hacer- va a ser un poco peligroso y quizás te puedas perder


-A quien piensas que le estás hablando- me dijo parándose también y colocando sus manos en la cintura


-Bueno voy a escribir una carta y quiero que la dejes en el bosque- le dije haciendo una cara de suplica


-¿Dónde?- fue lo único que pregunto


-Mira hay un árbol grandísimo cerca del arrollo, bueno casi a sus orillas, este árbol forma una especie de cueva con sus raíces necesito que hoy mismo antes del almuerzo vallas y la pongas dentro. Por favor podrás hacerlo- le suplique tomando sus manos con fuerza


-Tiene que ser hoy-me pregunto levantando una ceja


-Si y antes del almuerzo- mi contestación se acompaño de una suave sonrisa, pues vi que lo aria y me complacería en lo que le estaba pidiendo


-Bueno escríbela a lo que recojo el desorden que hiciste-

Me apresure a buscar una hoja donde escribir, pues la mayoría las había guardado en uno de los baúles. Tome la primera que encontré y comencé a escribir. Se me estaba haciendo difícil ya había roto cinco de las cartas que había comenzado. Seguí tratando de escribir mi carta de despedida pero no podía no sabía que decirle, y mucho menos como contarle como me sentía. Después de diez intentos termine de escribir una carta, que expresaba todos mis pensamientos y sentimientos. La volví leer por si faltaba alguna cosa, pero no, estaba completa lista para enviársela.

Caín:
Se que no es apropiado lo que estoy a punto de hacer pero no puedo irme sin que tu lo sepas. Me marcho si pero no por mis propios gustos o deseos. Me enviaran a un convento, pues entienden que mi comportamiento no es el indicado de una dama. En esa parte tienen razón, no me comporto como una dama. Pero las razones por las que desean que sea una dama no son de mi agrado, ni consentimiento. Según tengo entendido regresare en seis meses para una boda arreglada, en la que me han condenado. Si condenado pues no son mis deseos. Las razones son obvias primero no se con quien, tan solo se una parte y me da tanto asco pensar en ello que no tiene sentido seguir acordándome, ni torturándome. Segunda no sé como explicártelo, verdaderamente no sé como paso, ni cuando comenzó, ni porque estoy segura de esto, pero Te Amo. Sé que es una estupidez decírtelo, pues que de tu parte no creo que sientas lo mismo, ni siquiera creo que me mires de esa manera. Pero es lo que siento, y quería que lo supieras pues no nos volveremos a ver. Cuando regrese será para el día de mi boda y en ese momento te abre perdido y contigo habré perdido mi corazón y mis ganas de vivir. Perdóname pues no debo de decírtelo pero me conoces y sabes qué nunca me marcharía sin despedirme y explicar mis razones. Mayor que nada no tengo razones porque marcharme pues mi deseo es estar a tu lado, pero en este caso he sido obligada. Me marcho pero te prometo que siempre estarás en mi mente, y quizás no en mi corazón pues este te lo dejo porque es tuyo. Te amo y me duele alejarme de ti y pensar que nunca podre estar nuevamente contigo me está matando. Lo siento por lo que estoy haciendo pero tengo que decirlo, decírtelo a ti aunque sea en esta tonta y miserable carta. Te amare por siempre y nunca saldrás de mis pensamientos.
Tuya por siempre:
Luna


Termine de volverla a leer, y no pude aguantar las lagrimas que bajaban por mis mejilla y llegaban a la carta. Con torpeza la cerré, y se la entregue a Maria. Mis manos temblaban y mi alma se estaba yendo con la carta.

-Recuerda antes del almuerzo- le dije a Maria y me dispuse a bajar por las escaleras para desayunar con mi familia.

3 MoRdIsCoS:

Jeanine Cullen dijo...

MUY BONITO DALIS!!! m gusta, stoy akostumbrada a leer fics d twilight, o de candy candy [[ya se burlense de mi]] jeje pero d repent romper cn la rutina para leer estas kosas m vuelve loka, m gusta la historia m rekuerda al movimineto del renacimiento jeje siguele mi niña nos hablams al raton te kiero!!

Regina dijo...

Oww daly no pensé que fueras a escribir de esa época, principes y princesas, wow tenía mucho que no leia una historia como esta, pero me gustó, lo narras muy bien iii obvio que me seguiré pasando por aqui!!! Te dejo muchos besos!!! vale?¿ que esta historia me gustaa!!
Mil gracias por todo amiga!!!
TQM!!!

Anónimo dijo...

Me encanta la historia....

Publicar un comentario

DEJAMOS TUS COLMILLOS PRA RECORDAR!!!GRACIAS POR TUS MORDISCO BEXOX Y ABRAXOX

Top 10 visitantes